Miguel en la escuela
Miguel Los Santos Uhide
Cosas mías
Contacto: uhide@live.com
Vaya al Contenido

Offenbach, Jacques (compositor)

Escritos sobre música > TEMAS GENERALES


Jacques Offenbach y su esposa de origen donostiarra (en PDF)

Miguel Los Santos, 24 de octubre de 2016

ÍNDICE:
─Pepito o La muchacha de Elizondo
─Herminia y su origen Cristino o liberal.
─Pequeños apuntes sobre el desarrollo de la familia Offenbach - Alcain Garro
─La familia Offenbach se refugia en San Sebastián.
─Offenbach en París.


Jacques Offenbach


Pepito o La muchacha de Elizondo

   Cuando Jacques Offenbach estrenó el 29 de diciembre de 1855 la opereta Ba-Ta-Clan, (chinoiserie musicale), no pensó que el nombre de su obra musical alcanzaría fama mundial por el terrible atentado que sufrió el 27 de enero de 2015; la sala, construida al estilo chinesco, llevaba su nombre como recuerdo de la opereta de Offenbach.
   Dos años antes de dicho estreno, el 28 de octubre de 1853, en la sala Varietés de París, había estrenado otra opereta titulada Pepito (o La Muchacha de Elizondo, en la versión alemana) con libreto de Jules Moinaux y Léon Battu).




Sala Ba-Ta-Clan (París)

   Al hilo de estos acontecimientos, encuentro tal cúmulo de errores en las diferentes búsquedas sobre este tema de la estancia de Offenbach en España, que, al fin, me decido a buscar una explicación a tantas contradicciones.
   No pretendo desmentir a nadie, ni decir cuál es la verdadera interpretación de los datos que aporto en este pequeño trabajo de investigación; en mi opinión, leyendo con atención, cada uno puede sacar su propia conclusión y, si alguien se sintiera motivado, puede consultar los datos más extensamente, ya que es imposible reproducir en un pequeño trabajo toda la información que existe.
   En primer lugar, transcribo el texto referido a Offenbach incluido en un correo electrónico al fundador de un importante archivo encargado de los temas relacionados con la música en el País Vasco:
OFFENBACH: Recuerdo que, dando una vuelta por San Sebastián con Javier Bello Portu, mientras charlábamoss sobre diversos músicos, al comentar el caso de Offenbach, cuyo suegro era de San Sebastián y que pasó en la misma el período de la guerra franco-prusiana, que había escrito una opereta con el nombre de su cuñado [...], me indicó la casa donde se alojó y me dijo que, en cualquier ciudad, habrían puesto una placa para recordarlo. En Bayona, en el teatro, existe una placa recordando la actuación de Liszt en el mismo, frente al Panteón, en Roma, en una casita, hay una placa que dice cómo residíó en ella Mascagni mientras escribía no sé qué ópera; en fin, que las placas están para los que tuvieron afiliación política, por lo que parece. (Correo electrónico del 27/01/2015).

   El correo no tuvo respuesta.
   En aquél momento, fiándome de la lectura de diferentes textos, yo también daba por sentado que existía un tal Pepito y que era cuñado del compositor.
   He de hacer notar que el trabajo para encontrar algo de luz en este asunto, me ha conducido a mostrar mi extrañeza por algunos datos sobre San Sebastián que el compositor conoce sin, queconozcamos que hubiera estado en la ciudad.
   Su esposa había nacido en Burdeos, en 1826, siendo su padre, José Mª. Xavier Alcain Garro nacido en 1803 en San Sebastián y fallecido en 1828, con 25 años, en Burdeos; como vemos, quedó huérfana con 2 años. Su madre era francesa y volvió a contraer matrimonio en 1835, en París, con el armador y rentista Michael George Mitchell, nacido en Londres en 1795 y fallecido en París en 1880. No era fácil que tuviese referencias familiares directas de la capital donostiarra (cuando menos en aquellos años).
   Tampoco tenemos noticia de que ella conociese San Sebastián; se trasladaron a París y, que sepamos, las segundas nupcias de su madre, con un hombre nacido en Londres, no aportaran datos sobre Elizondo o San Sebastián; sin embargo, los libretistas ponen en boca del personaje Vertigo:
... Debo dejarte... ¿Qué tengo que hacer hoy?... Vamos a ver... que decir... en primer lugar, un alguacil que afeitar..., mi clase matinal.., extraer un diente a la mujer del alcalde, que gritó toda la noche como una posesa... ah! y entonces la serpiente en la oficina, ante el corregidor de San Sebastián... ¡Ah! una mula para curar en la calle san Lorenzo... un ojo para curar en el muelle del Urumea... Tantas cosas en qué pensar, Dios mío!... Hasta luego, Manuelita.

   He querido comprobar si el Sr. Offenbach estuvo en San Sebastián con motivo de los acontecimientos revolucionario de 1848; hechas las consultas al Archivo correspondiente, me entero de que no existen padrones desde 1841 hasta 1857. He consultado sobre una eventual estancia en Elizondo de Hortense Schneider, soprano bordelesa que, a partir de 1855, estrenó numerosas obras del compositor. Elucubré sobre la posibilidad de que Hortense, que fue amante de varios adinerados e importantes personajes que pasaban temporadas en Biarritz, u otras mujeres conocidas por el compositor, pudieran haber encontrado escape a la situación en Francia refugiándose en alguna de las propiedades del Baztán, donde llegaron a alojarse personas tan importantes como la reina Mª. Cristina y a donde no era raro que acudiesen veraneantes de calidad de Biarritz para pasar el día jugando en los prados de casas-palacio como Jarola o Reparacea, en Oieregi. Puesto en contacto con el departamento correspondiente de Elizondo, me comunicaron que desconocían cualquier dato al respecto. Por ese lado, no conseguí encontrar el motivo por el que tituló la versión alemana de Pepito como La muchacha de Elizondo.


                      
                        PEPITO                                                     LA MUCHACHA DE ELIZONDO

   Respecto al primer título, Pepito, más que encontrar datos que me digan en quién se inspiró, encuentro los errores en los que basan sus opiniones diversos biógrafos.
   Jacobo Kaufmann, autor de la obra Jacques Offenbach en España, Italia y Portugal, tras enviarle el árbol genealógico, me indica por correo electrónico:
   Siento decirle que algunos datos son incorrectos. Ante todo me llama la atención que en la genealogía no figure Pepito, que fue hermano de Herminie.
   Es a él que está dedicada la obra. Era muy amigo de Offenbach y ayudó a la joven pareja económicamente cuando no tenían dinero.

   Dejo para más adelante algunas reflexiones sobre datos de dicho libro, que, por su título, debería ser la principal referencia para conocer los vínculos de Offenbach con España, así como de la información de sus estancia en San Sebastián y Madrid durante los peores momentos de la guerra franco-prusiana de 1870-1871. A este respecto, también son interesantes las referencias de la hemeroteca de la época. Finalicemos primero el tema del nombre de Pepito para la opereta a que nos referimos. En el árbol genealógico, podemos ver que Jeanne A.C. Senez, quien fue esposa del donostiarra José Mª. Xavier Alcain Garro, era hija extramarital de Mª. Louise Antoinette Senez (1778/1841) y que no fue reconocida por su padre. Antoinette Senez, contrajo matrimonio en Burdeos, en 1815, con el armador José Antonio Maíz (1789 Vizcaya / 1861 Burdeos). Tuvieron dos hijos: Joséphine Martine Maíz Senez y Joseph Manuel Oswald Maíz Senez. Todo parece indicarnos que cuando el esposo de Antoinette sintió afrentosamente adornada su frente, se separó de su esposa, quedando este, con sus hijos, en Burdeos y Antoinette, con su hija Jeanne, en París. En la genealogía, no se encuentran registros de un hermano de Herminia; sin embargo, quizás el nombre fuera puesto en recuerdo del padre de la misma, José Mª. Alcain Garro (probablemente llamado Pepito en el ámbito familiar).

   A continuación inserto la sección del árbol genealógico en lo más relacionado con el matrimonio Jacques Offenbach y Herminia de Alcain.




Herminia y su origen Cristino o liberal

   Ahora me gustaría comentar algo sobre la confianza de algunos estudios reflejados en libros que deberíamos suficientemente documentados.
  Los datos a los que voy a referirme son relativos a Offenbach.
   En el libro Offenbach en España, Italia y Portugal, de Jacobo Kaufmann, se indica:
...Muchos autores se copian el uno del otro, con errores y todo, y que no se destacan precisamente por un exceso de laboriosidad o imaginación que los lleve a detectar fuentes primigenias, para luego hurgar en ellas. Todos sabemos que es más cómodo y mucho más fácil repetir indiscriminadamente aquello que han escrito otros. No hace falta cotejar documento alguno, y si la información copiada es inexacta o incompleta, paciencia. No hay tiempo para comprobar nada, porque urge adornarse con plumas ajenas.

   Coincido totalmente con el señor Kaufmann, pero decirlo, indica que su libro solo debería aportar verificados.
   Escribo a continuación algunas referencias referentes al padre de Herminia de Alcain, esposa de Jacques Offenbach:
   Con motivo del libreto de La Gran Duquesa de Gerolstein:

Offenbach en España, Italia y Portugal (Jacobo Kaufmann): Es de imaginar que en Madrid el modelo fuera la reina Isabel II, que perdería su trono apenas dos meses antes del estreno. Es a ella a quien en ese momento histórico el personaje de la Gran Duquesa se parece más que a ningún otro monarca reinante; lo cual puede haber sido intencional por parte de Offenbach, influenciado tal vez por su esposa. Isabel II no gozaría precisamente del afecto de Herminia de Alcain, cuyo padre había caído en la primera guerra carlista.

Programa del teatro de la Zarzuela (13 al 28/03/2015): La Gran Duquesa de Gerolstein, Cronología, 1843: Conoce a Hérminie d’Alcain, hija de una rica dama de origen español y viuda de un general carlista.

LIBERTAD DIGITAL: Pompa, circunstancia y piloto automático (Jesús Blanco López ) 2015-03-26: El bautizado como rey de la opereta Jacques Offenbach (1819-1880) tiene una relación especial con nuestro país, como también la tiene la obra que nos ocupa. El compositor contrajo matrimonio con la hija de un carlista emigrado en Francia.

EL PAÍS: Un viaje a la "belle époque" (Eduardo Haro Tecglen) (15/06/1980: Offenbach era un curioso personaje del París del siglo pasado, entrada ya la belle époque. Judío huido de Alemania, casado con una española hija de carlista huido de España.

CARLOS IVORRA (profesor de la Universidad de Valencia) (reconoce la posibilidad de inexactitudes): Jacques se había aburrido al cabo de un año y había encontrado trabajo como violonchelista en la Opéra-Comique de París, recibiendo clases particulares de violonchelo y composición. Recientemente Offenbach se había enamorado de una joven de quince años llamada Hérminie d'Alcain, hija de un general carlista español exiliado en Francia. Viendo que su nivel económico no era suficiente para pedir su mano, inició ese año una gira por Gran Bretaña como concertista, en la que tuvo un gran éxito.

52 Composers,com: Convertido al catolicismo y se casó con Herminie d'Alcain, la hija del Embajador de España en Francia.

ENSAYOS DE ENSAYOS Y OTROS CUENTOS. Espacio de Jorge Álvarez (WordPress.com): OFFENBACH EN LOS INFIERNOS: Jaques Offenbach tenía 25 años cuando conoció a Herminie d’Alcain, quien tenía apenas 17 años. Era la hijastra de un inglés organizador de conciertos, muy católico, que se había hecho cargo de la pequeña luego de que su padre biológico muriera en la guerra española. Herminie y su familia tenían una posición social muy alta y, para poder cortejarla, en aquellos tiempos en la sociedad francesa se requería ser muy adinerado. Esto para Offenbach fue relativamente fácil de lograr, puesto que, luego de sus giras por Inglaterra y Europa, consiguió fama y fortuna. Pero al momento de acercarse a ella, la familia de la novia le impuso la condición de que debía convertirse al catolicismo.

   Referencias de esta índole, son tan numerosas que sólo he querido mostrar unas pocas que sirvan al fin que pretendo.
   Empecemos por un dato concluyente: El padre de Herminia y suegro de Offenbach, falleció en Burdeos el 31 de mayo de 1828, a la edad de 25 años; si la 1ª guerra Carlista comienza en 1833 y finaliza en 1839, ¿cómo un joven que, tras un tiempo de cortejo, contrae matrimonio en 1825 puede haber, no sólo participado, sino incluso muerto en una guerra que comienza 8 años después; además, habiendo alcanzado el grado de general?
   Por si esto no es suficiente, veamos cuál ha sido el posicionamiento político de la familia.
   El año 1813, San Sebastián es incendiada por los ingleses que colaboraban en la guerra de Independencia contra los franceses, San Sebastián siempre fue liberal y afrancesada. Sólamente con pasear por el centro de la ciudad, nos muestra una arquitectura próxima a la francesa.
   En la GUÍA DEL CENTENARIO DEL 31 DE AGOSTO Y DEL CINCUENTENARIO DEL DERRIBO DE LAS MURALLAS DE SAN SEBASTIÁN (Alfredo de Laffitte. correspondiente de la Real Academia de la Historia), nos indica lo siguiente: Como homenaje y recuerdo existe en la fachada de la casa de Alcain, de la calle de 31 de Agosto, una lápida conmemorativa que dice así:

EN 10 DE SEPTIEMBRE DE 1813 EL AYUNTAMIENTO DE ESTA M.N. y M.L. CIUDAD SE CONGREGÓ EN ESTA CASA DESPUÉS DE LAS MEMORABLES
SESIONES DE ZUBIETA.
EN SESIÓN DE 5 DE SEPTIEMBRE DE 1813 LA CORPORACIÓN MUNICIPAL ACORDÓ COLOCAR ESTA LÁPIDA PARA PERPETUAR TAN SEÑALADO SUCESO.

   Es decir, el Ayuntamiento se reúne en casa de los Alcain, cuyo patriarca Manuel Joaquín Alcain figura como alcalde de san Sebastián en 1820.   
   Cuando el 29 de septiembre de 1833 muere Fernando VII sin tener hijo varón que le suceda y tras la derogación de la Ley Sálica (con su posterior restauración y nueva derogación), San Sebastián es la primera ciudad española en que su hija Isabel II es proclamada legítima heredera al trono si bien, dado que tenía 3 años, su madre, Mª. Cristina de Borbón-Dos Sicilias desempeñaría el cargo de Regente hasta la mayoría de edad. Esta proclamación se efectúa en la llamada Plaza Nueva (hoy de la Constitución) el 27/10/1833, donde el Ayuntamiento junto a las representaciones civiles, eclesiásticas y militares, ante la mayoría del vecindario, proclama a Isabel II como legítima reina de España.
    La 1ª Guerra Carlista, no se hará sentir de manera directa, en San Sebastián, hasta 1835.
    Veamos algunos de los importantes cargos que desempeñan los miembros del clan:

Ángel Gil Alcain Garro:
1829 ─Teniente Alcalde.
1830 ─Regidor.
1831 ─Diputado en San Sebastián.
1834 ─Vocal de la Junta de Sanidad.
1835 a 1838 ─ Cónsul del Tribunal de Comercio y Vocal de la Junta de Sanidad.
1839 ─Alcalde.
1841 ─Vocal de la Comisión Económica. Prior del Tribunal de Comercio.
1843 a 1845 ─ Alcalde.
1846 ─Caballero Supernumerario de la Orden de Caballeros de Carlos III.
1858 ─Alcalde.
Bernardo Alcain Garro:
1837 ─Regidor.
1841 ─Regidor.
1846 ─Teniente alcalde.
1848 ─Regidor.

   Sin querer extenderme en demasía sobre los demás miembros de la familia, cito a D. Álvaro Aragón, de la Universidad del País Vasco:
Relativo a los FIRMANTES DE LA RELACIÓN SOBRE EL ABATIMIENTO DEL COMERCIO EN SAN SEBASTIÁN (5-VIII-1833): Bernardo Alcain (1º de la lista)
HIDALGOS FIRMANTES DE LA REPRESENTACIÓN A LA REINA (27-XI-1839): Bernardo Alcain, Manuel Joaquín Alcain, Angel Gil Alcain.

   Más adelante dice:
La mayor parte de los firmantes de las representaciones de 1833 y 1839, opuestos a la habilitación y al traslado de aduanas a la costa, fueron capitulares del Ayuntamiento donostiarra en la primera mitad del siglo XIX. Aunque alguno de ellos, como Miguel Gascue, fue alcalde y, junto a Bernardo Alcain-Garro y Simón de Iturralde, teniente de alcalde, la mayor parte ocupó cargos de regidor, síndico o diputado del común. Llama la atención, sin duda, la presencia en 1833 de Bernardo Alcain-Garro, por ser miembro de una de las familias de grandes comerciantes de San Sebastián y ser su hermano, Ángel Gil Alcain, uno de los que apoyará las iniciativas consulares para la obtención de la habilitación y el traslado de aduanas.

   La adscripción de la familia Alcain Garro al bando Carlista es, pues, impensable.
   José María Alcain Garro se encontraría en Burdeos para trabajar en el negocio familiar, que tenía ramas en diversas zonas de Francia y España. Los diferentes miembros, abarcan cometidos asignados dentro de la organización familiar y cada uno desempeñaba sus funciones según se lo demandó la "dirección familiar"
   Además, resulta inaudita la precocidad del padre de Herminia que, antes de los 23 años ya ha sido general carlista, en algún caso herido, en otros casos muerto, y para colmo, en algún caso, llega a ser nombrado embajador de la España contra la que dicen que combate en Francia.
   El mismo Offenbach, recibe en 1870 el nombramiento como Comendador de la Orden de Carlos III (a nombre de Santiago Offenbach, Leg 7.412, nº. 50). En casos como este, el año significa mucho.

Pequeños apuntes sobre el desarrollo de la familia Offenbach - Alcain Garro

   En varias páginas se habla del padrastro de Herminia, Michael George Mitchell, como gran empresario teatral y que, casándose con ella, encontraría más facilidades para el desempeño de su trabajo.
   Se nos narra la historia de una rica heredera, de una mujer de elevada posición social a la que parece impensable que una persona sin medios de fortuna pueda aspirar con ideas matrimoniales.
   ¿Cómo, pues, quien gana en tan poco tiempo grandes cantidades de dinero, llega a pasar estrecheces económicas? ¿Cómo recién casado, en lugar de ser contratado por el Sr. Mitchell, se dedica a ilustrar musicalmente obras teatrales de segundo orden o tocar el cello en la Ópera Cómica?



                                                                 
Con su hijo Auguste                                                                               Toda la familia

   Géraldine Couget "Ma plume au service de vos écrits": Jacques Offenbach, chantre de la fête parisienne

   ... Para dar a conocer y aumentar sus posibilidades de componer un día para el teatro, Jacques comenzó a frecuentar los salones de París donde dio recitales. Por esta razón él conoció a Herminie de Alcain, de la que quedó prendado de amor. Demasiado pobre para solicitar su mano, comenzó una gira por Francia y Alemania para adquirir reputación. Él tocó sobre todo junto al compositor, pianista y director ruso Anton Rubinstein y Franz Liszt en Colonia. Luego pasó a Inglaterra, donde tuvo el privilegio de tocar el violonchelo en Windsor, ante el zar de Rusia y la Reina Victoria. De vuelta en París, más rico, podría finalmente casarse con Herminia, pero restaba una última condición: convertirse al catolicismo. Finalmente, el matrimonio tuvo lugar. Esta unión duró toda la vida de los cónyuges, aunque Offenbach a veces faltó a su voto de fidelidad.

Programa del teatro de la Zarzuela (13 al 28 de marzo de 2015): La Gran Duquesa de Gerolstein,
Cronología, 1844: Viaja por primera vez a Londres. El 15 de mayo asiste a un concierto de sus obras en el Her Majesty’s Theatre. El 10 de junio se ofrece un segundo concierto; el compositor se hace muy popular en la ciudad. A su vuelta a París, se convierte al catolicismo en la iglesia de Nôtre-Dame de Bonne Nouvelle y el 14 de agosto se casa, con treinta y cinco años[nació en 1819], con Hérminie, que tiene dieciocho, en la iglesia de Saint-Roch; se trasladan al Passage Saulnier en Montmartre.

Opérette - Théâtre Musical: Offenbach se enamoró de una española joven y bonita, Herminie de Alcain con quien se casó en 1844. Ella le dará cinco hijos. La joven pareja se       instaló en un pequeño apartamento del pasaje Saulnier donde, todos los viernes, varios amigos se reúnen después del teatro. El joven músico conoce unos años difíciles y               continuó su carrera como instrumentista. Verdaderamente, su primera obra lírica, y primer éxito, La alcoba, data de 1847.

   Podemos añadir a estos párrafos los similares que ya se han escrito anteriormente y, leídos correctamente, cabe pensar que, por una parte, el padrastro de Herminia no es un agente o empresario teatral, y que, al casarse se instalan en un modesto apartamento en el pasaje Saulnier.
   La clave más creíble de cómo se sucedieron los acontecimientos nos la da, quizá, Ernesto García Ladevese, en una crónica escrita en París el 7 de octubre de 1880 y publicado en El Liberal, de Madrid, el 10 del mismo mes y de la que extraigo el siguiente fragmento:
   Offenbach nació en Colonia, de familia judía. Su padre era chantre de la sinagoga, y compositor también notable, aunque no muy conocido; las obras del padre da Offenbach se reducían a algunas composiciones religiosas. La primera vez qua el autor de "La gran duquesa" se presentó ante el público, fue tomando parte en un concierto; su instrumento era el tambor. Por fin, se dedicó al violoncelo, hizo en él algunos progresos y se vino a Francia, comenzando esa terrible lucha del "pan cotidiano". Conoció la miseria, viviendo largo tiempo en su compañía. Siendo Arsenio Houssaye director del Teatro Francés en 1849, Offenbach consiguió ser nombrado, maestro director de aquella orquesta, y entonces tuvo ocasión de mostrarse como brillante y fácil compositor ante Alfredo de Musset, Los proverbios de Musset estaban en gran boga; se ensayaba " El candelero ": Musset quiso intercalar en la obra unos couplets; propúsole a Offenbach que se encargara de hacer la música; éste pidió los versos, y en el acto improvisó delante del poeta "La canción de Fortunio", que ha sido después una de las operetas más aplaudidas del popular maestro.
   Por esta época, Offenbach se naturalizó francés; lo quo se ignora es, cuándo se convirtió al catolicismo, por más que algunos hagan coincidir esta fecha con la de su casamiento.
   De 1851 a 1855, la vida de Offenbach se redujo a una peregrinación incesante y penosa de teatro en teatro, en busca de un empresario que quisiera poner en escena sus obras; la dirección de la Opera Cómica le rechazo varias; un teatrito insignificante las representó, al fin, una operita. "La alcoba"; tuvo cierto éxito, y el nombre del compositor volvió a caer en el olvido. Al abrirse la exposición de 1855, tuvo una idea salvadora; la diminuta sala de Folies Marigny alquilábase, y Offenbach la tomó y se hizo él mismo empresario; como es natural, él mismo dirigía la orquesta, que constaba solo de ocho músicos. Inauguró su campaña con "Los dos ciegos". Aquellos <flonsflons> que, de pronto, empezaron a sonar entre los árboles de los Campos Elíseos, casi a las puertas del palacio de la Industria, llamaron la atención de los paseantes. Primero el publico entró por curiosidad: ocho días después se disputaban con empeño las localidades. Así comenzaron, pues, los Bufos Parisienses, del que Offenbach fué el creador.
   Una vez el éxito asegurado, había que ensanchar su vuelo: la sala de Folies Marignys era de todo punto insuficiente: Offenbach se trasladó al teatro del pasaje Choisseul, junto a los Italianos; concibió la idea de poner en caricatura la mitología, de hacer bailar a los dioses sobre la escena, extrañó aquella inspirada y maravillosa sátira "Orfeo en los infiernos", cuya endiablada música hechizó a París, y desde entonces comienza para Offenbach una verdadera epopeya de triunfos y de aclamaciones; aquel alegre tema de la marcha de los dioses se repetía de labio en labio. Offenbach, después de la mitología, quiere satirizar la historia, y al triunfo de "Orfeo en los infiernos" se une el triunfo de "Genoveva de Brabante". Se propone luego ridiculizar el despotismo, y embellece con su genio la fina sátira de "La gran duquesa de Gerolstein", en la que se reveló Mlle. Schneider. Más tarde ridiculiza al feudalismo en "Barba Azul". Casi al mismo tiempo escribe para el Palais-Royal "La vida parisiense", una de sus mayores victorias después
de los triunfos gigantescos de "Orfeo" y" La gran duquesa"; representa "La bella Helena" y" Los brigantes" en Varietés; en la Opera Cómica "Robinson". En fin, su fecundo genio se apoderó de repente de todos los escenarios de París, monopolizó todas las empresas, puso a su servicio todas las compañías, anuló por completo a todos sus rivales, aplastó á todos sus enemigos.

   De lo anteriormente expuesto, concluyo que hay que tamizar mucho los datos que nos dejan quienes escriben sin el rigor exigible y quieren aplicarnos el dogmatismo de su infundibuliforme ley (es decir, la ley del embudo).  
   A mi parecer, las explicaciones del Sr. García Ladevese son tan congruentes que, por lo coincidente con otros artículos termino este capítulo.


La familia Offenbach se refugia en San Sebastián

   Un hecho que nos interesa sobremanera y que es causa de este pequeño estudio, es la estancia de Offenbach en San Sebastián y Madrid con motivo de la guerra franco-prusiana (1870/1871).
   Quiero volver al comienzo de este escrito donde dedico un recuerdo a la tertulia con el Javier Bello Portu sobre este tema. Como enciclopedia viviente que era, como tuve ocasión de comprobarlo cada una de las veces en que participé en el Festival de Música Romántica de Loyola, en los ensayos en un local de la iglesia de S. Vicente, de San Sebastián, así como en las interminables cenas posteriores a los conciertos y en las que contábamos como comensales con muchos miembros de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País y en las diversas ocasiones en que tuve ocasión de calibrar su profundo conocimiento de la cultura en general y de la vasca en especial.
   Coincidimos en el aparcamiento de La Concha, en San Sebastián y, como ambos íbamos al Boulevard, encaminamos nuestros pasos hacia la calle Garibay pero no recuerdo si, después, pasamos a la calle Elcano.
   Hablando de Offenbach y de su estancia en la capital guipuzcoana, me señaló, con la vehemencia que le caracterizaba, la fachada de una casa a la vez que me expresaba su indignación porque el ayuntamiento donostiarra no hubiese colocado una placa que lo indicase.
   Es a causa de este recuerdo que me sorprendí mucho cuando al leer el libro Offenbach en España, Italia y Portugal, de Jacobo Kaufmann, encuentro unos datos que deberían justificar la adquisición del libro:   
Sin esperar esa fecha esa fecha [19 de septiembre de 1870], Jacques Offenbach pone a salvo a los suyos, llevándolos primero a casa de parientes de su esposa en Bordeaux y Bayonne, y finalmente a San Sebastián, donde se encuentra la mayor parte del clan familiar de Herminia de Alcain. Recordemos que su padre había sido el general José María Xavier de Alcain, implicado en la primera guerra carlista. Se instalan en el número 7 de la Alameda, donde habita su distinguida pariente María d'Otres de Churruca con sus hijos Pilar, Virginia y Pablo, y se aprestan a un exilio de tiempo indefinido.

  En el libro se mezclan errores y verdades hasta tal punto que, con lo visto anteriormente, desvirtúa la fiabilidad de quien lo escribe. En correo particular entre nosotros, se reafirma en los datos pero, ya que se contradicen con lo que recordaba, decidí comprobarlos por mi cuenta.
   Comienzo estableciendo el árbol genealógico de los diferentes hermanos Alcain Garro y, efectivamente, a partir de la hermana mayor, María Ventura Alcain Garro, nacida en 1792 en San Sebastián, vemos que su nieta,




Mª. Victoria Dotres y Zinza

  María Victoria Dotres y Zinza, nacida en París en 1845, contrae matrimonio con Cosme de Churruca y Brunet el 30 de noviembre de 1871 (un año después de la llegado de Offenbach). Cabe deducir que era imposible que en 1870 se alojase en casa del matrimonio Churruca- Alcain Garro un año antes de su matrimonio y mucho más difícil, con sus hijos Cosme Norberto Félix de Churruca y Dotres, nacido en 1872, María del Pilar de Churruca y Dotres, nacida en 1874, Félix de Churruca y Dotres, nacido en 1875, Virginia de Churruca y Dotres, nacida en 1877 y Pablo de Churruca y Dotres, nacido en 1882.
   Al hilo de las adscripciones políticas, es importante hacer notar que, de una manera general, en esas piruetas que se dan en la política, el Carlismo devino en Nacionalismo y que buena parte del Liberalismo, devino en Franquismo.    
   De los tres hijos varones de la familia Churruca Dotres, Cosme fallece en 1919, pero el siguiente, Félix, muere a manos del Frente Popular en 1936 y el último, Pablo, es nombrado primer Encargado de Negocios de la España de Franco en Vaticano (ver artículo del Diario Vasco, de San Sebastián, del 5 de agosto de 1937)




  Además, los hermanos Dotres Zinza, habían venido de París a refugiarse en San Sebastián, como Offenbach, figurando como transeúntes y alojados en la calle Puyuelo (actualmente Fermín Calbetón) nº. 30.

   Puesto en contacto con el Archivo Histórico de San Sebastián, me facilitaron la siguiente página del padrón correspondiente a 1870 con el registro de las hermanas Dotres:



   Respecto al domicilio en que se alojó Offenbach, encontré posteriormente, una referencia del mismo Bello Portu, en el nº 7 de Euskor, correspondiente a marzo de 1984 en el indica como número de la calle el nº 8.

        

   Aunque parezca baladí, el tema de los números no lo es, ya que, en aquella época, se estaba construyendo el Bulevar, tras el derribo de las murallas; esta apertura de la ciudad comienza, precisamente, con los números impares del Bulevar, mientras que los pares son los que existían en la zona amurallada.  Dicho de otro modo, en 1870 no existiría o estaría en construcción en nº 7 del Bulevar donostiarra

  Queda, pues, por mi parte zanjado el asunto; quizás los encargados de la historia de San Sebastián fueran los más indicados para localizar dónde moraban en aquella época, los demás miembros de la familia.


Offenbach en París

   En París, la familia Offenbach tuvo varias ramas familiares que, en momentos difíciles, sirvieron de auxilio a situaciones económicas difíciles de la familia Offenbach-Alcain. A continuación indico alguno de ellos y la importancia social que tenían:

Benito Alcain Garro:

   LOS COMERCIANTES BANQUEROS Y LA INDUSTRIALIZACIÓN GUIPUZCOANA A MEDIADOS DEL SIGLO XIX: Carlos Larrinaga Rodríguez (Universidad del País Vasco)
Por consiguiente, a pesar de que la implicación de los comerciantes banqueros ...En este sentido, puede ser significativo el hecho de que su número parece que aumentó a lo largo de estas décadas. Al menos así se puede deducir de la lista de banqueros y agentes de cambio proporcionada por una publicación francesa de 1872. En concreto, se citaban los siguientes, a saber: Alcain (B. [Benito]),

   Gaceta de Guatemala: Totonicapam, marzo 5 de 1855.- Rosendo García Salas.- Por mandato del Sr. Corregidor, Juaquín Macal, Srio.

El Exmo. Sr. Presidente ha concurrido al despacho esta semana dándolo cuenta con los asuntos los SS. Ministros del gobierno.
El Sr. D. Benito Alcain ha sido reconocido por el gobierno francés como cónsul general de Guatemala y ha entrado al ejercicio de sus funciones.

   Y en 1864:



   El organero Aquilino Amezua (1847-1912). Verdades y mentiras:
... Así, pues, el joven Aquilino buscó afanoso trabajo en otras fábricas ya que el interés y buenos oficios del Sr. Alcaine (sic), banquero vascongado establecido en París, no habían conseguido que Cavaille-Coll le admitiera» ... Pero lo más curioso de todo es que fuera el señor Alcain, el mismo mecenas que en 1844 ayudó al organista y maestro de capilla donostiarra a costear su viaje, quien estuviera ayudando en esta ocasión a Amezua en su afanoso intento de introducirse en los principales talleres de organería de la capital francesa. Se trata del banquero oriundo de San Sebastián pero establecido en París, Benito Alcain, cónsul general de Guatemala y fundador de la Société Alcain & Cie., que mantenía también parte de sus negocios en Londres. Benito era hermano de José Mª Xavier Alcain, y por lo tanto tío carnal de la señorita Herminia Alcain, quien en 1844 contrajo matrimonio con el famoso compositor de origen alemán Jacques Offenbach.

Roberto Mitchell Senez: (hermanastro de Herminia):

   El Correo de Ultramar 1869-10-07.-
El Constitucional, fundado por M. Jay, tenía en 1851 por director al célebre doctor Veron. Hoy lo es M. Roberto Mitchell, pariente muy cercano del maestro Offenbach...

   Guía oficial de España, (1899, página 199): Caballeros Grandes Cruces extranjeros
CON EXPRESIÓN DE LA NACIÓN A QUE PERTENECEN Y FECHA DE SU NOMBRAMIENTO ORDEN DE ISABEL LA CATÓLICA
Francia
1876 D. Roberto Mitchell, 29 Abril.

   El bien público, (Año V Número 1288 - 1877 junio 22):
Si el Senado aprueba la resolución del presidente de la República... M. Roberto Mitchell dice que es falso lo expuesto por M. Bethmont. El presidente hace notar la inconveniencia de estas palabras. M. Roberto Mitchell las sostiene, y consultada la Cámara da un voto de censura contra M. Mitchell.

   La Correspondencia de España, (Número 7269 - 1877 noviembre 19):
En la mañana del 16 se verificó en el bosque de Verreires el duelo entre el Sr. Allain Targé, republicano y el bonapartista Sr. Roberto Mitchell, con motivo de los incidentes de la sesión del día 14. El Sr. Roberto Mitchell resultó herido en el brazo, después de haber tocado ligeramente por dos veces a su adversario; pero la herida no presenta gravedad. Los testigos del Sr. Allain Targé fueron los Sres. Jorge Perin y Clemenceau y los del Sr. Roberto Mitchell los Sres. de Saint-Paul y Lariste.

   El desarrollo de su carrera y más aspectos de su vida, no estuvieron exentos de la mirada de la prensa española; algunos hacen unos análisis tan completos que, por su coincidencia punto a punto con otras informaciones, pueden servir como resumen general de la vida del compositor.

Gil Blas (Madrid), 1867/08/24
   OFFENBACH.
   Offenbach es al mismo tiempo un tipo célebre, y un célebre compositor de música.
   Es además el niño minado de las parisienses.
   En la actualidad está representándose una ópera cómica de su cosecha que se titula: "La gran Duquesa de Gerolstein", y con decir que hace seis días anunciaban los periódicos franceses su centésima representación, está dicho todo.
   No ha habido un soberano de los que han estado en París, que no haya ido al teatro de Variedades a oír la música, ligera, graciosa, juguetona, inspirada del maestro y a ver la obra que es una deliciosa parodia de lo que pasa en las pequeñas cortes de Alemania.
   No conocer a Offenbach es de mal tono: vamos a conocerle.
   Delgado como, un uso, flexible como un mimbre, estoy seguro de que sabiendo colocar sus brazos y sus piernas descoyuntado, aunque es bastante largo, cabria en una sombrerera.
   Tal vez por esto es la vera efigie del movimiento continuo.
   Todos los días cuando no está en Hamburgo, Badén Spa, Bruselas, Hamburgo, Niza o Dieppe, en donde a lo mejor brilla y desaparece como un relámpago, es lo más fácil verle en el boulevard de los Italianos, saliendo de casa de Peter's, entrando en el café Biche, y caminando hacia los Bufos Parisienses, que le deben la vida, o hacia el teatro de Variedades, que le es deudor de una gran parte de su fortuna.
   A cualquier hora y en cualquier sitio se le ve siempre fumando un cigarro puro, o mascando el cordón de sus anteojos, que no se quita nunca, o silbando la música de las obras
que compone.
   Su boca, pues, nunca está ociosa.
   Tampoco lo está su mano derecha, portadora en todo tiempo de un bastoncito sumamente delgado, con el que mide los compases que silba al andar, o hace continuamente el molinete.
Pero continuemos su retrato.
   Su nariz, exageradamente aguileña, revela su origen israelita, sus ojos son pequeños y vivos, sus mejillas chupadas, muy chupadas, de tal manera, que sus pómulos parecen dos botones de hueso.
   Colocad esta cabeza mefistofélica sobre un cuello muy largo, figuraos coronando la frente una abundante cabellera que cae formando melena y que es de un color rubio ceniciento, poned sobre los labios un bigotito de principiante, debajo de él una eterna sonrisa burlona, y más abajo aun una barba de madre Celestina, vestid aquellos brazos dislocados con una levita corta, aquellas piernas nerviosas con un pantalón estrecho, coronad la figura con un sombrero siempre despeluznado, y si hace frío, abrigad al maestro con una taima como la que llevaba antes Pedro Fernández, y tendréis una idea del compositor célebre y del tipo celebérrimo que acaba de recibir del emperador la Legión de Honor y del que ha dicho un humorista escritor francés:
   —Lo peor es que no tiene sitio en donde colocársela.
   Niño mimado de las damas—según otro escritor festivo— porque en caso de apuro se le puede ocultar hasta en un costurero, adonis-Offenbach emplea para con ellas una galantería de las más expresivas. Tal vez a los favores que ha merecido de Apolo y de Cupido debe el aire insolente que le caracteriza. En el modo de mirar a los hombres conoce cualquiera que se cree superior a todos; en las miradas que dirige a las mujeres comprende el menos ducho que no suplica, sino manda. Y sin. embargo, su buen humor, su aire elegante, su entretenida conversación, sus costumbres independientes y la gracia conque pierde el dinero siempre que se pone á jugar, le han procurado entusiastas protectores, y numerosos y verdaderos amigos en la prensa y en el mundo elegante parisiense.
   Hijo de una pobre familia de músicos, ha pasado grandes apuros, y antes de ser maestro ha desempeñado en una orquesta el papel de violoncello.
   Pero su facilidad; para improvisar, la frescura, la belleza, la gracia de sus composiciones no tardaron en darle popularidad.
   El pueblo quería algo más que las canciones pour boire, la clase media y el gran mundo querían para divertirse algo menos que las óperas y las óperas cómicas.
   Este punto en el que convergían dos voluntades, dos deseos para fundirse en un solo placer la alegría, fue el teatro de los Bufos Parisienses.
   Orfeo en los infiernos, una de las primeras obras de Offenbach, se representó de un tirón 347 veces... ¡Habría necesidad de divertirse en Francia!
   Pero por mucho que fuera el apetito del público, bastaban para satisfacerle las provisiones del maestro.
   Pasan de cien sus producciones y ahora tiene en cartera diez y ocho operas, cincuenta y cinco operetas y algunos centenares de melodías.
   Como he dicho antes, compone cuando anda, cuando come, y hasta cuando duerme.
   Sus melodías nacen bajo la forma de un silbido; por eso dice Offenbach:
   —No tengo una sola obra que no haya sido silbada por mí, y aplaudida por el público.
   Y dice la verdad.
   Mientras compone y ensaya no hay autor más entusiasta de sus obras que él.
   A la segunda representación, ya no hace caso de ellas.
   —Es un juguete que no vale dos céntimos, dice; la que estoy componiendo ahora sí que es buena.
   Su manía es imitar con la música todos los sonidos de la naturaleza. Ha hecho rebuznar al violón, trinar a la flauta, mugir al violoncello, cantar la viola, relinchar al violín.
   Tiene una composición que solo ejecuta entre amigos de confianza.
   Cuando la oye uno, se le figura estar dentro .del arca de Noé.
   No hay nada que no imite: hasta la música de los grandes maestros alemanes; por eso tiene el gusto de que hoy en toda Europa se canta su música.
   Una de sus debilidades es hacer Calembourgs, o equívocos.
   Como todos mis lectores saben francés,voy, para concluir este bosquejo, a transcribir el letrero que ha puesto debajo de un retrato al óleo que tiene en su estudio.:
   Dice así:
   Lui seul fait de la musique comme Orphée ose en faire.
   —Pero eso, ¿qué quiere decir?
   —¡Ah! ¿Vd. no sabe francés?
   —No señor.
   —Pues verá Vd.; esas palabras bien pronunciadas dicen a un mismo tiempo dos cosas, a saber: que Offenbach hace música como solo Orfeo se atrevió á hacerla y como ORFEO EN LOS INFIERNOS, que.es el título de su ópera más popular, conocida en España por Los dioses del Olimpo.
   ¡Ah! se me olvidaba; los parisienses llaman a Offenbach el hombre motivo, porque siempre los tiene para sus melodramas en la punta de la lengua.

   Vemos también que, en España, el interés por contratarle y ternerle como incentivo en las promociones de los Bufos Arderius, Teatro de la Zarzuela y más teatros, es muy grande. No alcanzo a saber si sólo la guerra franco-prusiana motivó su presencia en Madrid, pero lo que todo parece indicar es que fue un éxito.
   Bien es cierto que la relación con su cuñado Robert Mitchell, hermanastro de Herminia, fue muy estrecha, hasta el punto que, cayendo prisionero del bando prusiano, Offenbach abandona Madrid para mediar por él.
   También, se encuentran con frecuencia noticias sobre la precariedad económica motivada por el origen prusiano del compositor en la Francia de posguerra; más adelante veremos que siguió trabajando con éxito y que tuvo grandes ingresos.
   Una de las noticias más curiosas es la correspondiente al Eco de Alicante, en la que se dice: El célebre maestro Offenbach, expulsado de Francia por alemán, aunque naturalizado, va a residir por ahora en Londres.
   Un caso singular es el de que La República federal, 30/04/1873, solicita a la empresa del Gran Teatro, que programe obras de Offenbach; lo mismo que encuentro graciosos los comentarios del El bien público (Mahón), 31/12/1873, sobre el menoscabo de la moral pública, comparando París con Bizancio en su decadencia.
   Quizá, sería conveniente ver los grandes ingresos que mantenía por sus obras, así como su desmedida afición por el juego.
   Deseo que quien lea estas páginas pueda sacar su propia conclusión con los datos de la hemeroteca:

    La Nacion (Madrid), 27/09/1870:
   El reputado compositor prusiano Mr. Offenbach, que hace días estaba en San Sebastián, ha llegado hoy a Madrid.
   La empresa de los Bufos Arderíus ha hecho proposiciones a este maestro para dirigir algunas de sus obras en el teatro del Circo; pero no han sido aceptadas por Offenbach.

La Correspondencia de España - diario universal de noticias 28-09-1870:
   Anoche asistió, primero al teatro de la Zarzuela y después a los Bufos, el célebre compositor Offenbach, que, como saben nuestros lectores, llegó ayer a Madrid con su joven esposa.
   En el teatro de los Bufos fue objeto de una espontánea ovación al cantarse el dúo de los civiles en Genoveva de Bravante. El público llamó al autor, y el Sr. Offenbach salió a su palco, recibiendo atronadores aplausos

La Correspondencia universal (Madrid), 28/09/1870:
   Ayer llego a Madrid el popular maestro de música Offenbach, que, como dijimos, se encontraba hace algunos días en San Sebastián, huyendo de las persecuciones que sufren en Francia los alemanes.

La Época (Madrid), 28/09/1870:
   Anoche asistió a los teatros de La Zarzuela y de los Bufos el célebre maestro Offenbach, a quien acompañaba el Sr. Calzado.

Diario oficial de avisos de Madrid, 30/09/1870:
   El reputado compositor prusiano M. Offenbach, que hace días estaba en San Sebastián, ha llegado a Madrid.
   La empresa de los bufos Arderius ha hecho proposiciones a este maestro para dirigir algunas de sus obras en el teatro del Circo; pero según se asegura no han sido aceptadas por Offenbach.

La Correspondencia de España - diario universal de noticias 10-10-1870:
   Continúa ensayándose en el teatro de la Zarzuela bajo la dirección del popular maestro Offenbach Los brigantes, que volverá a ponerse en escena en la semana próxima.

La Correspondencia de España - diario universal de noticias 14-10-1870:
   Esta noche ha salido de Madrid el célebre maestro Offenbach, que se dirige a Alemania con objeto de gestionar a favor de un cuñado [Roberto Mitchell]suyo que se halla prisionero en poder de los prusianos. Regresará a Madrid dentro de un mes.

La Época (Madrid), 16/10/1870:
   Quien lo ha alcanzado [el éxito] es Offenbach, el popular autor de tantas óperas cómicas, el cual ha ensayado de nuevo su última composición Los brigantes a los artistas de la calle de Jovellanos, dirigiendo, además la orquesta el miércoles último, que volvió a ponerse en escena.
   El efecto fue inmenso:—Los brigantes, que no habían agradado mucho en sus primeras representaciones, arrancaron en esta numerosos aplausos, haciendo repetir el público hasta siete de sus principales piezas;
   El maestro hubo de salir a las tablas varias veces, y una de ellas recibió una corona en nombre de sus apasionados. Regenerada de este modo, la obra está dando grandes entradas al feliz teatro del Sr. Salas.

Eco de Alicante, 30/03/1871:
       Tiene que emigrar.- El célebre maestro Offenbach, expulsado de Francia por alemán, aunque naturalizado, va a residir por ahora en Londres.

Gil Blas, 22/06/1871:
   ¿No lo dije? El orden renace en Francia. Ya está Offenbach en París.

El Imparcial (Madrid), 19/06/1871:
   El célebre Offenbach ha regresado a París

La República federal, 30/04/1873:
   Rogamos a la empresa del Gran Teatro nos ponga en escena el repertorio de operetas de Offenbach, pues que como música deliciosísima que es, se luce en ella la orquesta y su brillante director Bonoris, y además porque la mise en scena es sorprendente. El lunes se ejecutó Barba Azul, y no podemos designar cual artista de todos estuvo mejor en el cuadro, pues todos rivalizaron en la ejecución de sus difíciles papeles.

El bien público (Mahón), 31/12/1873: [Refiriéndose a París]
   En el curso de los debates sobre el presupuesto de Bellas Artes, diputados celosos se han lamentado de la decadencia de la pintura y de la literatura dramática en Francia. Esas exposiciones en que la desnudez reemplaza la inspiración del artista, ese género de espectáculos, que empezó con La bella Elena, de Offenbach, y que ha llegado a su apogeo con el Licor de oro, pieza que ha tenido que suprimir la autoridad militar, aprovechándose del estado de sitio, prueban que después de la caída del imperio París no ha dejado de ser Bizancio en su decadencia. Y he aquí por qué en mis cartas hablo tan poco de teatros a los lectores de su digno Diario.

El Gobierno, 23/10/1874:
   Para que se comprenda el poder de las pantorrillas, no hay más que ver el resultado que ha dado la representación de Orphée aux enfers desde 1º de septiembre de 1873 al 31 de agosto de 1874 en el teatro de la Gaité de París, de que es empresario el maestro Offenbach. Sabido es que apenas daba ya entradas en aquella populosa ciudad la representación de dicha ópera bufa; pues bien: Offenbach le añadió algunos bailes desempeñados por sirenas en traje problemático, y el resultado ha sido ingresar durante aquél período y por el solo concepto de representaciones del Orfeo la cantidad de 1.185.971 francos.

Crónica Meridional, 22/11/1874 :
   Dinero es.- Parece que Mr. Offenbach ha recibido por la propiedad de sus últimas óperas bufas, la suma de 8 millones de reales.

La Correspondencia de España, 23/11/1874. SEGUNDA EDICIÓN:
   Parece que Mr. Offenbach ha recibido por la propiedad de sus tres últimas óperas bufas la suma de 8 millones de reales.

   Para finalizar este pequeño trabajo, sólo resta decir que Offenbach sufrió frecuentes ataques de gota y que frecuentó los balnearios, por otra parte, centros sociales muy importantes en la época.
   El 5 de octubre de 1880 falleció en París.
   La prensa española recoge la pérdida de esta manera:
   El Siglo futuro, 3/10/1880, nº. 1466:
   París, 5.—Ha fallecido el popular compositor Offenbach. (El maestro Offenbach nació en Colonia en 1819, y estaba casado con una señora española.

La Iberia, 7-10-1880:
   Jacobo Offenbach: ¡Offenbach, el célebre compositor que tantas veces nos ha entusiasmado con sus alegres y desenfadadas obras musicales, ha muerto!
   Tal ha sido la noticia que, lanzada desde París con la vertiginosa rapidez del telégrafo, ha traído luto y desesperación a los verdaderos amantes del género bufo en España.
   A continuación damos a nuestros lectores algunos ligeros detalles de la vida del popular maestro cuya muerte hoy lloran sus numerosos amigos y entusiastas admiradores.

La Igualdad, 8-10-1880:
   Paris 5—Ha fallecido el popular compositor Offenbach. (el maestro Offenbach nació en Colonia en 1819 y estaba casado con una señora española)


FIN



Regreso al contenido