Miguel en la escuela
Miguel Los Santos Uhide
Cosas mías
Contacto: uhide@live.com
Vaya al Contenido

Cervantes y Rentería

Libros y artículos

      Cervantes cita en su novela "Los baños de Argel" al pueblo de Rentería como origen de una esclava que, durante su estancia en Argel destaca por sus virtudes y cualidades. La Villa de Rentería no considera suficiente ser citada para hacer mención, con orgullo, de tal circunstancia.

   "Este año de 2015 son numerosos los actos que celebran los 400 años de la publicación de la segunda parte de El Quijote. Igualmente, se celebra que el mismo año (1615) se publicasen “Ocho comedias y ocho entremeses”, grupo de obras que incluye el titulado “Los baños de Argel”. Aprovechando estas celebraciones, no hay lugar ni población citada en la obra de Cervantes que no aproveche para remarcar su carácter de “Cervantino”. La referencia a Rentería se encuentra en “Los baños de Argel”.
  Cervantes aprovecha esta obra para escribir, como lo hiciera en otras obras suyas, sobre sus experiencias junto a su hermano como cautivos, durante cinco años, en Argel al ser capturado por los corsarios turcos el navío en el que viajaban. Basándose en un cuento amoroso de la época, narra los amores de Zahara y don Lope y para subrayar las virtudes de Zahara, inculcadas por una antigua esclava cristiana, dice:

D. LOPE: ¿Está acaso alguna esclava, ya renegada o cristiana en esta casa?
HAZÉN: Una estaba años ha, llamada Juana. Sí, sí; Juana se llama[ba], y el sobrenombre tenía, creo, que de Rentería.
D. LOPE: ¿Qué se hizo? HAZÉN: Ya murió, y a aquesta mora crió que denantes os decía. Ella fue una gran matrona, archivo de cristiandad, de las cautivas corona; no quedó en esta ciudad otra tan buena persona. Los tornadizos lloramos su falta, porque quedamos ciegos sin su luz y aviso. Por cobralla, el cielo quiso que la perdiesen sus amos.
D. LOPE: Vete en paz, y aquesta tarde ven por tus firmas, Hazén.

Ya que nuestra villa puede jactarse de haber merecido ser citada por tan gran escritor y, además, para ensalzar las virtudes de quien nació en ella, ¿no merece, cuando menos, el conocimiento de quienes son ahora sus pobladores?
Regreso al contenido